Un Final Feliz Imperfecto y su efecto transformador

un final feliz imperfecto

¿Un final feliz? ¿Es posible? Los finales “felices para siempre” sólo existen en los cuentos de hadas, pero hay finales felices en la vida real que muchas veces trascienden las adversidades de la vida. De hecho, la vida nunca va a ser perfecta, así que los finales felices tampoco tienen que serlo. Te invito a leer más sobre “El efecto transformador de un final feliz imperfecto”

Un final feliz, no siempre es posible

Resulta algo deprimente que durante la última década la mayoría de las películas, libros e incluso producciones teatrales rara vez tengan un final feliz.
Aunque es un hecho que la vida real está rodeada de tragedia, violencia, injusticia y muerte, todavía hay muchas experiencias maravillosas que hacen que valga la pena vivir.

Para que una historia tenga un final feliz, simplemente tiene que dejar a sus protagonistas con un sentimiento de orgullo, satisfacción, empoderamiento y esperanza que les dé fuerzas para seguir adelante y les ayude a sentirse realizados y contentos.

un final feliz
¿Qué determina un final feliz?

Pero, ¿qué determina un verdadero final feliz? El escritor David Homel dice que “hoy en día, se trata más bien de redención… Se trata de mejorar…” (Patriquin).

Reseña de la obra de teatro “A Raisin in the Sun” de Lorraine Hansberry.

Al revisar la obra “A Raisin in the Sun”, los críticos y la gente en general han discutido si el final de la obra es feliz o está condenado porque la familia retratada en ella se queda en la ruina para enfrentarse a un futuro incierto.

No obstante, el final de la obra debería considerarse un final feliz debido a las poderosas lecciones de cambio de vida que aprende el personaje de Walter Lee durante sus luchas con la autoestima, el fracaso, la pobreza y la discriminación; y cómo el cambio de su percepción de la vida le transforma de ser un hombre inmaduro, enfadado y amargado, en un hombre de familia emocionalmente maduro con orgullo y honor.

El “final feliz” de la obra, que no es perfecto, deja a la familia Younger unida y segura de sí misma, con un renovado sentimiento de logro y tranquilidad. Aun sabiendo que el futuro les depara continuas luchas y dificultades, en sus corazones saben que estarán preparados para luchar y afrontar cualquier reto que surja en su camino.

Para poder afirmar que el final de la obra es realmente feliz, es necesario examinar la época en la que se desarrolla la historia, así como los problemas morales y emocionales que afectan a los personajes, Walter Lee Younger y su familia.

Como explica Susan Callahan “probablemente lo más útil que puede hacer el lector es examinar detenidamente el texto que tiene ante sí… mientras intenta situarlo en el contexto histórico más amplio en el que se desarrolla” (Callahan 121). Teniendo esto en cuenta, hay varios catalizadores para las controversias y las rupturas emocionales de los personajes de la obra que finalmente hacen que sus vidas cambien drásticamente.

En primer lugar, “A raisin in the Sun” se desarrolla en un barrio pobre de Chicago, en los años comprendidos entre la Segunda Guerra Mundial y 1959 (Hansberry 1301). Lisbeth Lipari describe el periodo de tiempo representado en la obra como un “reino de terror y violencia racial que no ha sido comprendido adecuadamente por el público, los críticos o los estudiosos” (120).

Era una época en la que la violencia y la discriminación racial eran un gran problema en la sociedad estadounidense y en la que los derechos civiles, la igualdad y la justicia eran gravemente socavados y despreciados por la mayoría de los blancos. Las posibilidades de cualquier familia afroamericana de conseguir un final feliz eran muy escasas.

Sin embargo, dentro de las dificultades de la sociedad de la época, la perseverancia del movimiento por los derechos civiles se esforzó e hizo posible que los afroamericanos alcanzaran la igualdad y la justicia.

Del mismo modo, “Raisin in the Sun”, de Lorraine Hansberry, fue la primera obra de teatro de una mujer afroamericana producida en Broadway en 1959, y puede percibirse como uno de los muchos finales felices en la historia de la lucha por la igualdad y la justicia para todos en los Estados Unidos de América.

Además de toda la agitación social de la época, también estaba la cuestión de las luchas financieras que sufrían la mayoría de los afroamericanos.

Aunque durante la década de 1950 el poder económico de la nación comenzó a recuperarse, las oportunidades de trabajo para los afroamericanos eran sólo para “ocupaciones serviles con bajos salarios y pocas oportunidades de progreso” (Lipari 126), sobre todo debido a la discriminación racial.

Teniendo esto en cuenta, se puede entender la principal controversia en la obra “A Raisin in the Sun”, que fue el desacuerdo y la discusión que se produce después de que la matriarca de la familia, Lena (Mama), reciba un cheque de 10.000 dólares del seguro de vida debido a la muerte de su marido Big Walter.

Mamá desea utilizar ese dinero para comprar una “casa de dos pisos en algún lugar, con un patio donde [su nieto] pueda jugar en verano” (Hansberry 1312).

Este era el sueño de ella y de su marido desde que se casaron, pero nunca pudieron conseguirlo, lo mismo que les ocurrió a muchas familias afroamericanas. Desde entonces, la familia Younger vivía en un apartamento muy deteriorado y demasiado pequeño.

La discusión comienza cuando Walter Lee desea utilizar el dinero para montar un negocio, una licorería, pero mamá no lo aprueba y rechaza por completo la idea de su hijo. La decisión de mamá de no dar el dinero a su hijo, sino de utilizarlo para dar el enganche de una pequeña casa, enfada tanto a Walter que se aleja de su familia, deja su trabajo y busca consuelo en el alcohol.

En medio de sus dificultades económicas y de la pérdida del patriarca de la familia, les llega una bendición en forma de cheque, pero en lugar de concederles su final feliz, provoca ira, decepción y división en la familia.

Aunque el dinero es de gran ayuda para casi todo, nunca es la razón de los finales felices en la vida, porque la verdadera paz y la satisfacción sólo pueden provenir del interior del alma de una persona y no de las cosas materialistas que finalmente se deterioran y desaparecen.

Siguiendo con el análisis de los problemas de la familia, uno encuentra que el personaje de Walter Lee está frustrado con su vida, su trabajo y su inestabilidad financiera. El hecho de que su madre no confíe en sus instintos sobre cómo utilizar el dinero para mejorar el bienestar de su familia, ni apruebe sus aspiraciones empresariales, hace que Walter se desespere y se comporte de forma errática.

Mamá ve que las prioridades y los valores de la vida de su hijo no se ajustan a lo que ella le había inculcado, y teme por él. En medio de una discusión le dice a Walter “algo te corroe como a un loco. … Los últimos años he visto cómo te ocurría. Te pones muy nervioso actuando y con los ojos como locos” (Hansberry 1327).

Aquí se puede ver que mamá está preocupada por el cambio que está viendo en el carácter de su hijo y su inestabilidad emocional. El sueño de mamá de tener por fin una casa decente y alcanzar su final feliz se está viendo ensombrecido por la infelicidad y el desagradecimiento de su hijo.

Además, Walter está cayendo en una gran depresión. Le dice a su madre: “A veces es como si pudiera ver el futuro extendido delante de mí, tan claro como el día. El futuro, mamá. Colgado ahí, al borde de mis días. Esperándome, un gran espacio en blanco, lleno de nada” (Hansberry 1328). Aquí se nota la sensación de vacío, la falta de sentido, el dolor y la desorientación que le consumen.

Sus problemas surgen porque no aprecia las cosas buenas que tiene en la vida y sólo se queja de lo que no tiene. Susan Callahan explica con detalle su perspectiva sobre la actitud de Walter diciendo

Walter no ve la importancia de su trabajo estable y de su presencia amorosa en la vida de Travis. Desestima estos regalos intangibles y se centra en los bienes materiales que desearía poder proporcionar. Su sentido de sí mismo proviene de su creencia de que un hombre se define por su estatus económico, una creencia que se ve reforzada por el mundo blanco en el que trabaja (126).

Esta es una descripción muy precisa del razonamiento fallido de este personaje. He aquí un hombre de treinta y cinco años, casado y con un hijo, que no sabe qué hacer con su vida. Sólo buscaba las cosas materialistas, el dinero y la comodidad como fuente de felicidad, y su incapacidad para conseguirlas le estaba matando lentamente por dentro.

Aunque se puede ver que desea dar a su hijo y a su familia una vida mejor (Hansberry 1348) sus conceptos erróneos sobre el significado del éxito y la verdadera felicidad no le permiten ver que lo que más necesita su familia en ese momento: un espacio cómodo y seguro al que todos puedan llamar hogar.

Al final, a pesar de las objeciones de su hijo, mamá sigue adelante y paga la cuota inicial de una bonita casa en Clybourne Park, un barrio exclusivamente blanco, lo que provoca el asombro de la familia por su decisión y el temor a que se produzcan más luchas. Estando completamente decepcionado por el acto de su madre, Walter responde a la noticia irónicamente “¡Así que esa es la paz y la comodidad que saliste a comprar para nosotros hoy!” (Hansberry 1339).

Aunque todos tuvieron que aceptar la decisión, mamá sabía que su hijo estaba sufriendo, y en un intento de proporcionarle algo de paz y felicidad, como señal de confianza le da lo que queda del dinero del seguro de su padre, y le pide que se quede con una parte para la matrícula escolar de su hermana Beneatha y que haga con la otra parte lo que quiera.

Mamá explica su decisión diciendo: “No hay nada que merezca la pena retener, ni el dinero, ni los sueños, ni nada más, si eso significa que va a destruir a mi hijo” (Hansberry 1347).

Esta es una gran señal que muestra cómo mamá sabe realmente de qué tratan los finales felices en la vida, que no tienen que ver con el dinero o las posesiones, sino con estar satisfecho con las elecciones de la vida de uno y con el trabajo duro para lograr sus sueños.

Aunque finalmente Walter está satisfecho con el dinero que le dio su madre, y la familia parece ir por fin en la dirección correcta para conseguir su final feliz, los problemas continúan cuando la asociación de vecinos racistas de Clybourne Parks envía a un representante llamado Lindner para convencerles de que no se muden a su nueva casa.

Lindner les dice “Estoy seguro de que ustedes deben estar al tanto de algunos de los incidentes que han ocurrido en varias partes de la ciudad cuando la gente de color se ha mudado a ciertas áreas” (Hansberry 1352).

Aquí, la autora Lorraine Hansberry se basa en la experiencia de su propia familia, que fue amenazada y atacada cuando se mudó a una comunidad de blancos. En la obra, la familia Younger se niega a ser humillada y discriminada y rechaza con orgullo la oferta de la asociación de comprarles la casa para obtener un beneficio (Hansberry 1353).

Aquí se puede ver cómo los Younger eran una familia orgullosa y fuerte, dispuesta a hacer lo que fuera por el bienestar de su familia, como hacían muchas familias afroamericanas durante la época a pesar de la violenta oposición.

Los sueños alcanzados y los finales felices no significan vidas perfectas, sino que las personas son capaces de levantarse y mantenerse firmes después de haber sido derribadas y seguir luchando por un futuro mejor.

Sin embargo, nadie dice que los finales felices se obtengan fácilmente. Cuando por fin la familia estaba preparada para mudarse a su nuevo hogar, llega otra polémica cuando Walter descubre que el negocio en el que invirtió todo el dinero que le dio su madre era una estafa.

Walter se derrumba por completo y grita “Oh, Dios… Que no sea verdad… ESE DINERO SE HACE CON LA CARNE DE MI PADRE” (Hansberry 1359).

En ese momento, la familia se da cuenta de que todos sus sueños y esperanzas se iban a perder, ya que no iban a poder pagar los billetes de la nueva casa. Desesperado, Walter decide que la única forma de salvar parte del dinero perdido era aceptar la oferta de la asociación de vecinos de Clybourne Park.

Mamá responde a la sorprendente propuesta de su hijo de aceptar la oferta diciendo: “Son…. Nunca hemos sido tan pobres… Nunca hemos estado tan… muertos por dentro” (Hansberry 1366). En un análisis literario, la autora Callahan describe su percepción de este momento diciendo: “Hasta este momento, mamá ha creído que, aunque su familia podía ser pobre en bienes mundanos, seguía siendo rica en dignidad humana” (Callahan 136), interpretando de forma impecable los sentimientos de mamá.

En este punto es importante darse cuenta de que la figura del patriarca de la familia, “Big Walter”, tuvo una enorme influencia en la familia. Mamá describe a su difunto marido diciendo: “Era un hombre que amaba a sus hijos…. Cabeza dura, mezquino… pero seguro que amaba a sus hijos. Siempre quería que tuvieran algo, que fueran algo” (Hansberry 1313).

Además, Lena sigue recordando cómo Big Walter solía decir “parece que Dios no consideró oportuno dar al hombre negro nada más que sueños, pero nos dio hijos para que esos sueños parecieran valer la pena” (1313). A mamá le entristecía que Big Walter no pudiera ver sus sueños hechos realidad y tampoco sus hijos.

El momento llegó cuando Walter intenta negociar con el representante del barrio en contra de los deseos de su madre, cuando de repente empezó a recordar a su padre. En medio de esta enorme crisis, Walter finalmente reconoce el impacto que la vida de su padre tuvo sobre él.

Le dice al Sr. Lindner, “venimos de gente que tenía mucho orgullo” (Hansberry 1369), refiriéndose al carácter de su padre. Walter había encontrado en su interior la semilla del orgullo y el honor que su padre había plantado. Al ver a su hijo Travis, Walter comprendió por fin lo que era realmente importante en la vida.

El legado que se deja a los hijos de amor, orgullo, honestidad, dignidad y trabajo duro, aunque no se puedan alcanzar todos los sueños y finales felices.

Walter fue capaz de aceptar sus errores y darse cuenta de que tiene que trabajar duro para superar sus luchas financieras y dar a su familia lo que realmente necesita. Walter le dice al Sr. Lindner “hemos decidido mudarnos a nuestra casa porque mi padre – mi padre – se la ganó para nosotros ladrillo a ladrillo” (Hansberry 1369).

Este es un momento precioso para él y su familia. Fue su redención, como si volviera a nacer, en ese momento, finalmente se convirtió en un hombre. Mamá le dice a Ruth: “Hoy por fin se ha convertido en un hombre, ¿verdad? Es como un arco iris después de la lluvia” (Hansberry 1370), está orgullosa de la transformación de su hijo.

EN CONCLUSIÓN: El efecto transformador de un final feliz imperfecto

El final de la obra es, de hecho, un final feliz; no porque vayan a vivir felices para siempre en su nuevo hogar en un barrio exclusivamente blanco, sino porque se puede ver la asombrosa transformación de este hombre intenso, impulsivo y enfadado, en un hombre con orgullo, honor y dignidad, tal y como su padre quería que fuera.

El final de esta aclamada obra es feliz porque la decisión que toma Walter Lee es por el bien de su familia. Douglas Turner Ward afirmó: “Es Walter Lee -defectuoso, contradictorio, irascible, impulsivo, furioso y, sobre todo, desesperado- quien emerge como la creación más singular para su tiempo y el nuestro” (Abramson 211).

Después de analizar detenidamente los personajes de “Una pasa al sol“, especialmente el de Walter Lee, y las circunstancias que viven cada uno de ellos, se puede constatar que los finales felices no siempre se hacen realidad sin lucha, dolor o pérdida, pero al final se hacen realidad si uno quiere creerlo.

Invitamos a leer

 Si pudiera hacer feliz a todo el mundo con frases de amor, no dejaría de escribirlas ni de publicarlas.

Obras citadas
Abramson, Doris E. “The Fifties”. Negro Playwrights in the American Theatre 1925-1959. N.p.: Columbia UP, 1969. 165-266. Rpt. en Contemporary Literary Criticism. Ed. Roger Matuz y Cathy Falk. Vol. 62. Detroit: Gale, 1991. Contemporary Literary Criticism Online. Web. 20 abr. 2015.
Callahan, Susan. “El poder de la historia para moldear vidas en A Raisin In The Sun de Lorraine Hansberry”. Critical Insights: Familia (2012): 121-139. Centro de referencia literaria Plus. Web. 17 abr. 2015.
Hansberry, Lorraine. “Una pasa al sol”. Aproximación a la literatura: Reading Thinking Writing. Third ed. Boston, MA: Bedford/St. Martins, 2012. 1300-370. Imprimir.
Lipari, Lisbeth. “El trasunto oculto de Hansberry”. Journal of Popular Culture 46.1 (2013): 119-142. Centro de referencia literaria Plus. Web. 14 abr. 2015.
Patriquin, Martin. “Muertos: finales felices para siempre”. Maclean’s 122.22 (2009): 87. Búsqueda académica completa. Web. 23 abr. 2015.

Por: Yeszenia Gulloso.

Un Final Feliz Imperfecto y su efecto transformador

Yeszenia Gulloso

Yeszenia Gulloso es Técnico Licenciada en Ciencias Radiológicas R.T. (R)(CT) (ARRT), escritora motivacional, emprendedora, y madre de Allyson y Bryan. www.redargentina.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll to top