Reflexión de Vida de una Mujer ante la Muerte de su Esposo

Reflexión de Vida de una Mujer


Al final de cada año usualmente reflexionamos en las experiencias vividas y las lecciones aprendidas. Sin embargo, no existe un momento más trascendental para una reflexión de vida que después de la muerte de un ser querido. Aún más, cuando la perdida de aquella persona tan importante y esencial, como lo es tu joven esposo, compañero de vida y padre de tus hijos, fue inesperada y trágica.

Reflexión de vida de una mujer ante la muerte de su esposo

Esta es mi historia… y quiero compartir con ustedes mi reflexión de vida, con el deseo de poder ayudar de alguna manera a alguien más, que tal vez se encuentra en una situación semejante a la mía.

“Sólo hay dos maneras de vivir la vida. Una es como si nada fuera un milagro. La otra es como si todo fuera un milagro”.

– Albert Einstein

Cada año que termina reflexionamos y nos preguntamos ¿Qué aprendí, en qué mejore, cómo he cambiado, cómo he crecido, cómo está mi vida hoy en comparación con el año anterior? ¿Cuántas de mis metas y propósitos cumplí? Preguntas que son una reflexión de vida.

Reflexionamos y nos hacemos las mismas preguntas, casi siempre llegando a las mismas conclusiones: “algunas metas cumplí, otras las dejé a mitad de camino y la mayoría ni siquiera las empecé.”

Las reflexiones son útiles porque podemos meditar acerca de muchas cosas, sobre cómo tener un poco más de propósito, de dirección, de motivación en nuestras vidas, y sino tan solo como podemos sentir un poco más de agradecimiento.

En mi experiencia, un año, 12 meses, 52 semanas, 365 días pueden hacer una gran diferencia en la vida de cualquier persona. En los últimos 2 años muchas personas se casaron, otras se divorciaron, y algunas iniciaron nuevas relaciones amorosas, de amistad o de trabajo.

Algunos tuvieron hijos, otros compraron casas, carros, botes, y muchos viajaron por el mundo. Muchos enfermaron, otros sufrieron accidentes, y miles… miles de personas fallecieron como consecuencia de enfermedades y otras diversas razones, trágicas, tristes y dolorosas.

Independientemente de algunas de nuestras creencias, es un hecho de que, durante el segundo año de la pandemia de COVID, fueron muchas las familias que vieron sus vidas cambiar drástica y dolorosamente.

Millones de personas perdieron su salud tan drásticamente, que les tomo meses recuperarse y poder regresar a la normalidad, afectando a sus familias, sus trabajos, su economía.

Otros millones sufrieron dolores indescriptibles, y al final sucumbieron ante la muerte a causa del daño causado a sus cuerpos por este virus.

Miles de esposas perdieron a sus esposos. Esposos perdieron a sus esposas. Hijos perdieron a padres, (muchos niños perdieron a ambos padres a consecuencia del COVID lo cual tiene que ser devastador para cualquier familia). Padres perdieron hijos. Nietos perdieron a abuelos. Hermanos perdieron otros hermanos. Y muchos perdimos amigos, compañeros, vecinos y demás.

Esta es mi reflexión de vida después de la muerte de mi esposo:

Si tú fuiste una de las personas que tuvo la dicha y suerte de no sufrir grandes pérdidas durante los últimos 2 años; si estás vivo, si tienes salud, si tienes un techo, comida, un trabajo, si tu familia cercana está contigo y tienen salud, simplemente sé mas agradecido.

Piensa en todos aquellos que pasaron por situaciones inimaginables, de dolor, perdida y sufrimiento y trata de imaginar si eso te sucediera a ti. Si no te lo puedes ni imaginar, entonces se mas agradecido.

Te animo a dejar de enfocarte en cosas triviales, o de menos importancia en este momento. Todavía vives y puedes seguir intentando lograr tus metas, sea perder peso, verte mejor, encontrar al amor de tu vida, volverte millonario, obtener el trabajo de tus sueños.

Cualquiera que haya sido tu meta o propósito y no lo pudiste lograr, solo piensa que todavía estas vivo y puedes seguir luchando por ello.

Lee estas frases de reflexión de vida:

“Agradece lo que ya tienes mientras persigues tus objetivos. Si no estás agradecido por lo que ya tienes, qué te hace pensar que serías feliz con más”. –

Roy T. Bennett, La luz del corazón

“La actitud es una elección. La felicidad es una elección. El optimismo es una elección. La bondad es una elección. Dar es una elección. El respeto es una elección. Cualquier elección que hagas te hace a ti. Elige sabiamente”.

― Roy T. Bennett, The Light in the Heart

“Pero hasta que una persona pueda decir profunda y honestamente: “Soy lo que soy hoy debido a las decisiones que tomé ayer”, esa persona no puede decir: “Elijo otra cosa”

– Stephen R. Covey, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva: Lecciones poderosas sobre el cambio personal

“En lugar de preocuparte por lo que no puedes controlar, traslada tu energía a lo que puedes crear”.

― Roy T. Bennett, The Light in the Heart

“Qué diferentes son nuestras vidas cuando realmente sabemos lo que es profundamente importante para nosotros, y teniendo esa imagen en mente, nos manejamos cada día para ser y hacer lo que realmente más importa.”

– Stephen R. Covey, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva: Lecciones poderosas sobre el cambio personal

Si, por otro lado, tú eres una de las personas que, como yo, sufrimos perdidas incalculables de seres queridos, perdidas emocionales, traumas psicológicos, pérdidas financieras, que nos afectaran toda la vida; hoy te quiero decir: te entiendo, se lo que estas pasando, sé fuerte, sigue adelante, vamos a salir del otro lado, aunque no los sientas así, y también… se agradecido.

Ten por seguro que en todo momento Dios está contigo, tanto en las buenas como en las malas, aunque no lo veamos, aunque no lo sintamos, aunque no lo entendamos, aunque no tenga sentido. Esta es una gran reflexión de vida.

“Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos.

Hebreos 11:1 – Biblia Dios Habla Hoy

“Y una vez que la tormenta haya pasado, no recordarás cómo lo hiciste, cómo lograste sobrevivir. Ni siquiera estarás seguro de si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa es segura. Cuando salgas de la tormenta, no serás la misma persona que entró. De eso se trata esta tormenta”.

Haruki Murakami, Kafka on the Shore.

Hay momentos en que nuestra fe es probada, cuando lo que nunca imaginamos podría pasarnos, sucedió, y eso nos hace dudar.

Si hay algo que he aprendido a lo largo de mi vida cristiana es que tener fe no significa que Dios siempre nos va a conceder lo que le pidamos, es mi reflexión de vida. Tener fe, significa que creamos que a pesar que cualquier cosa que nos suceda, Dios está con nosotros para darnos fuerza y ayudarnos a seguir adelante; si se lo pedimos y ponemos de nuestra parte, y aceptamos con humildad tanto las cosas buenas, como las cosas malas que nos suceden.

“Pongamos toda nuestra atención en Jesús, pues de él viene nuestra confianza, y es él quien hace que confiemos cada vez más y mejor. Jesús soportó la vergüenza de morir clavado en una cruz porque sabía que, después de tanto sufrimiento, sería muy feliz… Piensen en el ejemplo de Jesús. Mucha gente pecadora lo odió y lo hizo sufrir, pero él siguió adelante. Por eso, ustedes no deben rendirse ni desanimarse”

Hebreos 12: 2-3 (TLA)

“Sigue adelante. Los momentos más difíciles suelen dar lugar a los mejores momentos de tu vida. Sigue adelante. Las situaciones difíciles construyen personas fuertes al final”.

– Roy T. Bennett, La luz del corazón

Reflexión Final:

Para concluir con esta reflexión de vida, solo puedo decir que lo que yo he sentido en mi corazón, y he aprendido despues de la dolorosa perdida de mi esposo, que tan solo tenia 44 años, es que Dios está con nosotros en todo tiempo. Si es verdad, y tenemos que creerlo y declararlo con fe.

Pero también he aprendido que nuestras vidas siempre serán el resultado de nuestras decisiones, nuestras acciones, y otras veces, serán también el resultado de cosas absolutamente sin sentido, sin propósito, sin enseñanza, sin mensaje escondido, simplemente, así es la vida.

Unos nacen y otros mueren, a unos les va bien y a otros no, unos son felices y otros sufren.

¿Qué debemos hacer nosotros entonces? Debemos entender que nuestra fe no debe estar basada en un beneficio que podemos obtener de Dios. Muchos piensan, si soy cristiano, sigo a Cristo, leo la biblia, me salvo; si alabo a Dios, él me protege; si predico por el mundo su nombre, Dios me concederá todas mis peticiones… y ¿saben qué? Simplemente no es así.

La vida que Dios nos dio, el libre albedrio, la libertad de elegir es mucho más que un intercambio de favores, y lo más importante es que nuestra salvación la hemos ganado por gracia y no por obras.

“Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló. La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.”

Efesios 2:8-9 (TLA)

Creemos en Dios, lo amamos y le servimos porque así lo decidimos, porque lo queremos, porque lo anhelamos, porque entendemos que, en esta vida, en este mundo inexplicable donde muchas veces no tenemos el control, solo existe uno que da sentido a nuestra existencia y solo por eso vivimos. Sin esperar nada a cambio.

Ahora yo sí creo firmemente que en algunas ocasiones, en ciertos momentos, Dios interviene a nuestro favor, pero eso depende absolutamente de su voluntad, y nosotros lo único que podemos hacer es depender de él, de su gracia y su misericordia, y solo podemos dar gracias a Dios por todo, en todo momento.

Hoy los animo a tomar las malas experiencias de la vida, las tragedias, los fracasos, las tristezas, y el dolor y utilizenlo como la fuerza impulsora para seguir adelante, para crecer, para mejorar, para madurar, para aprender a ser feliz a pesar de las circunstancias. Te invito a leer una maravillosa e impactante historia acerca de Un Final Feliz Imperfecto y su efecto transformador.

Los seres humanos tenemos la capacidad de convertirnos en mejores personas, superar los obstáculos, alcanzar nuestras metas y vivir vidas más felices y satisfactorias a pesar de las dificultades de la vida.

“Sé la razón por la que alguien sonríe. Sé la razón por la que alguien se siente amado y cree en la bondad de las personas”.

― Roy T. Bennett, The Light in the Heart
"No te límites a.
No te límites a aprender, experimenta.
No te límites a leer, absorbe.
No te límites a cambiar, transforma.
No te límites a relacionar, defiende.
No te límites a prometer, demuestra.
No te límites a criticar, alienta.
No te límites a pensar, reflexiona.
No te límites a tomar, da.
No sólo veas, siente.
No sólo sueñes, hazlo.
No sólo oigas, escucha.
No te límites a hablar, actúa.
No sólo cuentes, muestra.
No te límites a existir, vive".
- Roy T. Bennett, La luz del corazón

Si les ha gustado esta reflexión de vida, los invito a compartirla con sus amigos y familiares y a seguirnos en www.redargentina.com, www.ministros.org, y www.reflexiones.cristianas.com, donde nos esforzamos por publicar y compartir historias y mensajes de esperanza y fortaleza para momentos difíciles y mucho más.

También los invito a leer este importante y necesario artículo sobre cómo lidiar con el duelo por la pérdida de un ser querido durante estas fiesta de navidad y fin de año.

Dios les bendiga.

Por Yeszenia Gulloso.

Reflexión de Vida de una Mujer ante la Muerte de su Esposo

Yeszenia Gulloso

Yeszenia Gulloso es Técnico Licenciada en Ciencias Radiológicas R.T. (R)(CT) (ARRT), escritora motivacional, emprendedora, y madre de Allyson y Bryan. www.redargentina.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll to top
Share via
Copy link
Powered by Social Snap