Alzheimer: El ladrón de la memoria

Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer lleva el nombre del Dr. Alois Alzheimer, (1901) neurólogo y psiquiatra alemán. El Dr. Alzheimer notó cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto de una enfermedad mental extraña.

Los síntomas incluían pérdida de memoria, problemas de lenguaje y comportamiento impredecible. Después de su muerte, el doctor examinó su cerebro y encontró muchas agrupaciones anormales (llamadas actualmente, placas amiloides) y conjuntos de fibras enredadas (llamadas ovillos neurofibrilares u ovillos de tau).

En el post de hoy te explicaremos con detalle qué es el alzheimer, cuáles son sus inicios y cuál es la diferencia entre alzheimer y demencia.

Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir: el olvido y la esperanza.

Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) Escritor, periodista y político español.

LOS INICIOS Y POSIBLES ORÍGENES

Las placas y ovillos en el cerebro todavía se consideran entre las características principales de la enfermedad de Alzheimer.

Otra característica es la pérdida de conexiones entre las neuronas en el cerebro. Las neuronas transmiten mensajes entre distintas partes del cerebro y desde el cerebro a los músculos y órganos del cuerpo.

El cerebro cambia a medida que envejecemos. La mayoría de nosotros en algún momento notaremos una capacidad de pensamiento más lenta y problemas ocasionales para recordar ciertas cosas.

Sin embargo, la pérdida de memoria grave, la confusión y otros cambios importantes en la forma en la que funciona nuestra mente puede ser un signo de que las células del cerebro están fallando.

EL CEREBRO Y SUS NEURONAS

Los cambios microscópicos en el cerebro comienzan mucho antes de que aparezcan los primeros signos de pérdida de memoria. El cerebro tiene 100 mil millones de células nerviosas (neuronas).

Cada célula nerviosa se conecta con muchas otras para formar redes de comunicación interneuronales. Los grupos de células nerviosas tienen tareas especiales. Algunas ayudan a pensar, aprender y recordar. Otros ayudan a ver, escuchar y oler.

Como puede observarse, las células del cerebro funcionan como pequeñas fábricas: reciben suministros, generan energía, construyen equipos y se deshacen de los desperdicios. Las células también procesan y almacenan información y se comunican con otras células.

Mantener todo el sistema en funcionamiento requiere coordinación y grandes cantidades de combustible y oxígeno.

LOS CIENTÍFICOS OPINAN SOBRE EL ALZHEIMER

Los científicos han señalado que la enfermedad de Alzheimer impide que partes de las fábricas de las células funcionen correctamente. No están seguros de dónde comienza el problema. Pero igual que sucede en una fábrica real, las averías y los atascos en un sistema causan problemas en otras áreas.

A medida que el daño se extiende, las células pierden su capacidad de trabajar y, finalmente mueren. Esto causa cambios irreversibles en el cerebro. La función de las placas y los ovillos son las principales sospechosas de dañar y matar las células nerviosas.

PLACAS Y OVILLOS

Las placas son depósitos de un fragmento de proteína llamado beta-amiloide que se acumula en los espacios entre las células nerviosas. Los ovillos son fibras retorcidas de otra proteína llamada tau, que se acumula dentro de las células.

Las autopsias muestran que la mayoría de las personas desarrolla algunas placas y ovillos con la edad. Las personas con Alzheimer tienden a desarrollar muchas más placas y ovillos las cuales, se desarrollan en importantes áreas para la memoria, antes de avanzar hacia otras regiones.

Son responsables de bloquear la comunicación entre las células nerviosas. La destrucción y muerte de las células nerviosas, afectan la memoria, generan cambios en la personalidad, incapacidad para desarrollar actividades rutinarias, aislamiento entre otros síntomas.

A medida que el Alzheimer avanza, esas placas y ovillos tienden a expandirse.

QUÉ SABEMOS DEL ALZHEIMER

El 90% de lo que sabemos sobre el Alzheimer se ha descubierto en los últimos 20 años. Algunos de los avances más importantes revelaron cómo el Alzheimer afecta el cerebro. La investigación sigue indagando y realizando experimentos con el propósito de encontrar nuevas evidencias que permitan encontrar la cura.

Es probable que los cambios en el cerebro, puedan comenzar una década o antes de que aparezca algún síntoma. Durante esta etapa sumamente temprana de la enfermedad, se están produciendo cambios tóxicos en el cerebro.

Las neuronas que anteriormente eran sanas, dejan de funcionar, pierden conexiones con otras neuronas y mueren. Se cree que muchos otros cambios cerebrales complejos, también influyen en la aparición de la enfermedad.

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD LLAMADA ALZHEIMER?

Es un trastorno neurológico progresivo que hace que el cerebro se atrofie y que las neuronas cerebrales mueran. Es la causa más común de demencia, todo un deterioro continúo en el pensamiento, el comportamiento y las habilidades sociales que afecta la capacidad de una persona para vivir de forma independiente.

El Alzheimer es una enfermedad neurológica progresiva, los síntomas empeoran gradualmente con el paso de los años.

En sus primeras etapas, la pérdida de memoria es leve, pero en la etapa final del Alzheimer, las personas pierden la capacidad de mantener una conversación y responder al entorno.

El Alzheimer es responsable de entre un 60 y un 80 por ciento de los casos de demencia.

El Alzheimer no es una característica normal del envejecimiento. El factor de riesgo conocido más importante es el aumento de la edad, y la mayoría de las personas con Alzheimer son mayores de 65 años.

Aproximadamente 200.000 estadounidenses menores de 65 años tienen enfermedad de Alzheimer de inicio precoz (también conocida como Alzheimer de inicio temprano).

El Alzheimer no es la única causa de pérdida de memoria.

FASES DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Dentro de la literatura existente sobre la enfermedad se describen 7 fases.

  • Fase 1. Asintomática.
  • Fase 2. Olvidos benignos.
  • Fase 3. Deterioro cognitivo leve.
  • Fase 4. Diagnóstico de demencia tipo Alzheimer.
  • Fase 5. Fase moderada.
  • Fase 6. Fase moderada grave.
  • Fase 7. Fase muy grave.

¿ALZHEIMER Y DEMENCIA SON LO MISMO?

Tanto la demencia como el Alzheimer, se engloban dentro de las denominadas enfermedades neurológicas, siendo ambas irreversibles y degenerativas, lo que implica que las funciones orgánicas dañadas o perdidas del paciente no puedan regenerarse.

El Alzheimer degenera hasta provocar la muerte de la persona en la mayoría de los casos, mientras que la demencia no es causa directa de fallecimiento. No es lo mismo una fase leve de demencia como de Alzheimer. Las causas del Alzheimer aún se desconocen por completo, en la demencia pueden identificarse.

La demencia no implica senilidad, tampoco implica que sea Alzheimer. La Dra. Sagrario Manzano, doctora y coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN) lo aclara.

Alzheimer y demencia son enfermedades y no son una parte normal del envejecimiento.

La demencia se aplica a la pérdida de memoria y otras habilidades cognitivas que interfieren con la vida cotidiana.

La demencia es un término general que define la pérdida de la memoria.

El deterioro cognitivo leve es un estadio que afecta la memoria u otras habilidades de pensamiento en mayor medida que lo normal para la edad de una persona, pero que no impide que quien lo padece se desenvuelve en entornos sociales o laborales, familiares, comunitarios con éxito.

El amor es una memoria educada (o un olvido insistente).

Jaime Sabines (1926-1999) Poeta y político mexicano.

El diagnóstico del deterioro cognitivo leve, anima al paciente a enfocarse más en los cambios de estilo de vida saludable, crear estrategias para compensar la pérdida de memoria y programar citas regulares con el médico para controlar los síntomas.

Existen toda una serie de factores que generan deterioro cognitivo leve: Traumatismo craneal, contaminación del aire, consumo excesivo de alcohol, patrones de sueño deficientes, fumar, falta de ejercicio, estrés permanente, dieta deficitaria de nutrientes, aislamiento. Depresión, efectos secundarios producidos por medicamentos, problemas tiroideos, deficiencia de vitaminas, riesgo cardiovascular.

El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido.

Ramon Llull (1235-1315) Filósofo y escritor en lengua catalana.

Si bien los síntomas de demencia varían mucho, al menos dos de las siguientes funciones mentales básicas deben verse significativamente afectadas para que se consideren demencia: memoria, comunicación, lenguaje, capacidad de concentrarse y prestar atención, razonamiento y juicio, percepción visual.

Las personas con demencia pueden tener problemas con la memoria a corto plazo, como saber dónde se encuentran las llaves o los lentes, pagar las cuentas, planificar y preparar comidas, recordar citas o viajar fuera de su vecindario. Muchas demencias son progresivas, lo que significa que los síntomas comienzan lentamente y empeoran de forma gradual.

Es tan corto el amor y tan largo el olvido.

Pablo Neruda (1904-1973) Poeta chileno.

Conclusión

No existe una prueba única que determine si una persona tiene demencia. Los médicos que diagnostican el Alzheimer y otros tipos de demencia, se basan en antecedentes médicos, un examen físico, pruebas de laboratorio y los cambios característicos en el pensamiento, las funciones cotidianas y el comportamiento.

Los médicos pueden determinar que una persona tiene demencia con un alto nivel de certeza. Pero es más difícil determinar el tipo exacto de demencia porque los síntomas y los cambios en el cerebro de diferentes demencias pueden superponerse.

En algunos casos, un médico puede diagnosticar “demencia” y no especificar el tipo. Si esto ocurre, puede ser necesario ver a un especialista.

Una evaluación profesional a tiempo, puede detectar una afección tratable. El diagnóstico temprano permite aprovechar al máximo los tratamientos disponibles y brindar oportunidades para hacer los cambios necesarios en modos y estilos de vida.

Te recomendamos leer: 8 consejos para cuidar la salud mental y Cuidando a los cuidadores, 13 consejos de bienestar y salud.

  • Referencias
  • Gómez, I. (2017) Avances en la investigación sobre Alzheimer. Universidad Complutense. Madrid.
  • Iglesias, P. Rodríguez, C. (2016) La comunicación con el enfermo de Alzheimer. CEAFA. Madrid.
  • Knopman, D. S., Amieva, H., Petersen, R. C., Chételat, G., Holtzman, D. M., Hyman, B. T., … & Jones, D. T. (2021). Alzheimer disease. Nature reviews Disease primers, 7(1), 1-21.
  • Peña, J. La enfermedad de Alzheimer (2015) Fundación Caixa. Madrid.
  • Rubio Acuña, M., Márquez Doren, F., Campos Romero, S., & Alcayaga Rojas, C. (2018). Adaptando mi vida: vivencias de cuidadores familiares de personas con enfermedad de Alzheimer. Gerokomos, 29(2), 54-58.

Por: Dra. Yamile Delgado de Smith
Profesora titular Universitaria, escritora, articulista, investigadora acreditada, conferencista y desarrolladora de proyectos. Postdoctorado en Educación.
(orcid.org/0000-0001-6297-4554)
https://scholar.google.es/citations?user=XPAo_9sAAAAJ&hl=es
www.yamilesmith.blogspot.com
@yamiledesmith
Instagram: @yamiledesmith

Alzheimer: El ladrón de la memoria

Yamile Delgado de Smith

Yamile Delgado de Smith es Doctora y Profesora titular Universitaria, escritora, articulista, investigadora acreditada, conferencista y desarrolladora de proyectos con un Postdoctorado en Educación. www.yamilesmith.blogspot.com Twitter: @yamiledesmith Instagram: @yamiledesmith

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll to top
Share via
Copy link
Powered by Social Snap